sábado, 19 de noviembre de 2011

Bullabesa


Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de noviembre nos invita a preparar un clásico de la cocina francesa: Bullabesa 



Whole kitchen nos cuenta que esta famosa sopa de pescado es típica de la Provenza francesa, especialmente de Marsella. Originariamente era una sopa que se hacía en el seno de las familias de los pescadores, así, las mujeres de los pescadores usaban los pescados menos apreciados en el mercado; de aquí proviene el nombre de esta famosa sopa “boullir” (hervir) y “baisse” (desecho). 


Es tal la fama de esta sopa que incluso existe una historia mitológica alrededor de ella: según cuentan, Venus, celosa de Anfitre, ofrece una bullabesa a Vulcano, evitando así el encuentro de este con Anfitre entre las olas marinas. 



Parece que la fama de esta rica sopa se debe a un inglés, Lord Brougham, Canciller del gobierno inglés, quien se encontraba en Cannes cuando se declaró una epidemia de cólera en la región y tuvo que refugiarse en una hostería de un pequeño pueblo de pescadores; allí, la dueña, le sirvió un plato de bullabesa con los trece pescados tradicionales. 



Originariamente, se preparaba la bullabesa con un pescado de roca muy apreciado hoy en día, el cabracho o rascacio. Aunque se dice que para preparar una buena bullabesa son necesarios al menos 8 tipos diferentes de pescado. La bullabesa marsellesa debe incluir al menos 4 especies de pescado: rape, congrio, capón, salmonete, san pedro o langosta. La condición principal para el éxito de esta receta será que el pescado sea fresco. 


Se suele servir el caldo en una taza, el pescado y marisco en un plato y una rebanada de pan acompañada con mantequilla y ajo para acompañar. La tradición indica que debe servirse la bullabesa acompañada de la salsa rouille. 

Mi receta está basada en la que se proponía según Julia Child, con algunas modificaciones debido a mi dificultad por encontrar ciertos pescados. 

Ingredientes: 

1 cebolla mediana rallada
1/2 vaso de aceite de oliva 
2 dientes de ajo aplastados 
0,5 kg tomates rallados 
1 cucharita de perejil 
1 cucharita de albahaca 
1 hoja de laurel 
1 rama de hinojo (no le puse) 
2 hebras de azafrán 
1 cáscara de naraja seca con un clavo de olor clavado para luego poder retirarlo facilmente
1,5- 2 Kg entre cabezas de pescado, espinas o huesos de rape, pescado de roqueo, cabezas de gambas etc...  (El pescado de roqueo lo sustitui por merluza q era lo que tenía)
sal, pimienta 
2 litros y medio de agua 
1 kg de pescado surtido y marisco (es opcional) 

Elaboración: 

Se sofríen la cebolla en una olla con aceite de oliva durante unos 5 minutos hasta que estén transparentes. 
Se añade el ajo y el tomate, se sube el fuego y se mantiene así unos 5 minutos. Pasado este tiempo se añaden el agua, las hierbas, la sal, la pimienta y el pescado, cabezas y espinas. Se pone a fuego medio durante unos 30-40 minutos, dejando que se cocina sin cubrir la olla en ningún momento. 

Pasado este tiempo se cuela el caldo, presionando bien sobre espinas y pescado para que suelten bien el jugo. Se prueba de sal y se aparta en otra olla. 

Se pone la olla con el caldo limpio a fuego medio y se añaden el resto de pescados y el marisco, se mantiene a ese fuego durante unos 20 minutos y tendremos nuestra sopa bullabesa lista. Se separa el pescado y el caldo. Serviremos inmediatamente acompañado de pan y de la salsa rouille o de alioli. 


*Salsa rouille 
Aunque por falta de tiempo no la pude hacer, os dejo la receta que Wholekitchen nos proponía. 

1 huevo 
aceite de girasol 
2 dientes de ajo pelados y sin centro 
sal 
pimiento rojo seco 
2 cucharadas de caldo 
2 rebanadas de pan duro 
pimentón picante 
1 patata pequeña cocida (se pude cocer cuando hacemos el caldo) 

Hacemos un alioli de forma tradicional con el huevo, aceite, sal y ajo. Una vez que lo tengamos listo, añadimos un pimiento rojo seco, el caldo, el pan duro, el pimentón y la patata; trituramos todo hasta obtener una salsa más bien cremosa. 

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Galletas de Jenjibre





Estas galletas son un clásico de la Navidad, con la apariencia y formas de muñeco, el más conocido "Jengi", en la película Shrek. 
Mi versión es más modesta y sin figuritas. Son unas galletas que son geniales para el desayuno o para el café de la tarde. 


Ingredientes: 


150 gr de harina 
35 gr de azúcar
1/2 cucharadita de jengibre en polvo
1/2 cucharadita de canela
3 clavos molidos de olor
1 cucharadita de levadura química
1 pellizco de sal
48 gr de agua
30 gr de miel de caña
30 gr de mantequilla
Azúcar glas para espolvorear




Elaboración: 



  1. Mezclar en un bol la harina tamizada, el azúcar, el jengibre, la canela, el clavo molido, la levadura química y la sal. 
  2. Incorporar el agua, la miel y la mantequilla en punto pomada.
  3. Amasar hasta que quede una masa homogénea y elástica. 
  4. En este momento envolver en un papel de film y dejar reposar en el congelador durante media hora. 
  5. Extender, en una superficie enharinada, con ayuda de un rodillo hasta que quede de un grosor de medio centímetro y cortar con la forma deseada. 
  6. Colocar en un papel de hornear dejando unos centímetros de separación pues crecen un poquito con el calor. 
  7. Hornear a 180ºC durante 10 minutos o hasta que estén doradas. 
  8. Espolvorear con azúcar glas mientras estén calientes. 

lunes, 14 de noviembre de 2011

Bizcocho de Caqui



¿Es posible que no hubiese probado nunca esta fruta? Supongo que no seré la única. 
Me ha sorprendido bastante su sabor y aspecto, sobre todo este último, dicen que la comida entra por los ojos, y cuando hace unas semanas fui al supermercado y los vi, tan naranjas y brillantes, tuve que comprar un par de ellos para probarlos y hacer algún dulce, será que soy compradora compulsiva, jejeje.  

Esta fruta es originaria de Japón aunque en España se están produciendo en la Ribera del Júcar, además están  diferenciados con la denominación de origen "Kaki Ribera del Xúquer". Y por si todo esto no es suficiente para animar a aquell@s que como yo no los habían probado, son ricos en vitamina A y C. 

La receta original de este bizcocho es de María Dolores de Cuinant para thermomix. 



Ingredientes: 

  • 2 caquis 
  • 3 huevos
  • 170 gr. de harina
  • 70 gr. de aceite de girasol
  • 1 pizca de sal
  • 1 sobre de levadura química
  • 150 gr. de azúcar glas
  • Ralladura de corteza de un limón
  • azúcar y canela para espolvorear

Elaboración: 
  1. Batir los huevos junto con el azúcar hasta que queden de color blanco y espumosos. 
  2. Añadir la ralladura del limón, la pizca de sal y poco a poco el aceite como si hiciésemos una mayonesa. 
  3. Mezclar en un bol aparte, la levadura y la harina tamizada. 
  4. Añadir la harina a la mezcla de huevo poco a poco sin batir para que no "se baje". 
  5. Cuando esté bien mezclado, verter en un recipiente para hornear. 
  6. Picar en trocitos pequeños los caquis, reservando una parte para adornar la parte superior del bizcocho, como si fuese una tarta de manzana. 
  7. Espolvorear con azúcar y canela al gusto por encima. 
  8. Hornear a 180ºC durante alrededor de 45 minutos hasta que este bien hecho el centro. 


jueves, 3 de noviembre de 2011

Crema de Calabaza



Esta receta la tenía preparada para publicarla antes de Halloween, por aquello de la calabaza. Al final se me ha echado el tiempo encima y me he pasado. Aún así, todavía creo que viene bien esta receta puesto que noviembre es el mes de las calabazas. 
Espero que os guste esta receta basada en una de javirecetas


Ingredientes: 
700 gr de calabaza
2 patatas
1 cebolla
2 zanahorias medianas
1 litro de agua
4 cucharadas de aceite
Sal


Elaboración: 
Se limpia la calabaza, quitándole pepitas y la piel. Se hacen dados con ella y se reserva. Hacer todo igual para las patatas, la cebolla y las zanahorias. 
En la olla  a presión poner a calentar el aceite, cuando este frito, añadimos la verdura y un poco de sal. Cuando la verdura esté dorada, añadimos el agua y cerramos la olla a presión. En mi caso la puse en el 1 y cuando empezó a expulsar vapor la dejé unos 7 minutos. 
Cuando se haya despresurizado la olla y podamos abrirla, comprobaremos que la verdura esté blandita. Separamos por un lado el caldo y por otro la verdura. Ésta última la pasamos por un pasapuré o bien por la batidora. En función de la textura que quede añadiremos el caldo sobrante de la olla.  
Para presentar, se pueden hacer unos picatostes (pan cortado en cuadraditos y frito en aceite).