lunes, 31 de octubre de 2011

Dedos de Bruja



Hoy es Halloween o la Noche de Brujas. La tradición cuenta que en la noche de Halloween, la "puerta" que separa el mundo de los vivos del más allá, se abría y los espíritus de los difuntos hacían una procesión en los pueblos donde vivían. Esta tradición, ha sido la que habitualmente se ha conocido en España, de hecho en mi pueblo, en La Mancha, se dice que los difuntos esta noche andaban por los tejados, cosa que da bastante miedo si la casa, por la dilatación, suena. 
Desde hace unos años se ha importado esta tradición, que proviene de Estados Unidos, y ya algunos niños disfrazados se dedican a llamar a las casas para pedir golosinas.
Para esta fiesta he preparado un dulce especial, aunque con la gran cantidad de dulces "tuneados" que he encontrado en la red, me ha costado bastante decidirme. Ojos, dedos, arañas, tumbas, gusanos, intestinos, etc. hay todo tipo de alimentos especiales para este momento. 
Os propongo dedos de bruja, la receta original es del blog "la casita verde". Me han salido un poco regordetes por que crecieron un pelín en el horno, pero bastante buenos de sabor y además son muy rápidos de elaborar. Espero que os gusten. 


Ingredientes: 
100 gr de mantequilla
70 gr de azúcar avainillada
2 huevos
270 gr de harina
1 pizca de sal
Almendras crudas para las uñas
Mermelada de fresa para la sangre


Elaboración: 
Batir en un bol los huevos y añadir el azúcar, sal, mantequilla derretida y poco a poco la harina. Cuando este todo amasado, hacer una bola y taparla con papel de film. Dejaremos enfriar durante 30 minutos la masa en el frigorífico. 
Pasado estos minutos cogemos trocitos y vamos dándole forma a los dedos, terminando poniendo una almendra cruda presionando bien en uno de los extremos. 
Colocamos los dedos en una bandeja de horno con papel de hornear y metemos en el horno durante 30 minutos a 180ºC o hasta que estén dorados. 
Al sacar del horno, dejamos enfriar durante unos minutos para posteriormente quitar las almendras y rellenar el hueco con la mermelada a modo de pegamento con la almendra. 







viernes, 28 de octubre de 2011

Macetas de Chocolate





El reto de este mes de Film&Food está basado en el film “Pesadilla antes de Navidad” y en base a esto debíamos escoger entre Trato o Susto. 
Bastantes sustos ya me encuentro inesperadamente en la vida real, como para elegir ahora tambien un susto. Escogí trato, por lo que virtualmente debo obsequiar con un dulce a un blog amigo. En este caso el blog es Geschmack y su blog, el cual me ha sorprendido con muchas de sus recetas: 




Como Halloween es una fiesta, en la que se acostumbran ha hacer bromas, la receta de estas macetas se pospone para el fin de semana. jejejejejeje. 
Esto es un susto ¿?¿?¿?¿? (no del todo, pero han sido pequeñas problemas téssssscnicos que no me permiten poner hoy la receta) 


A continuación pongo la receta por fin.



 Ingredientes
- 150 gr chocolate de fundir
- 150 gr chocolate con leche
- 600 ml. nata
- 1 sobre de flan de 4 raciones.
- Galletas oreo



Elaboración: 
  • Poner los dos chocolates juntos en pequeños trozos a fundir en el microondas. Yo lo pongo en función descongelar para que no se me queme. Cada poco tiempo dar vueltas con una varilla y ver si ya está totalmente fundido. 
  • En una cacerola poner la nata y el sobre del flan. Cuando esté caliente, ir añadiendo el chocolate y remover con unas varillas para que no se  agarre en el fondo. Retiramos del fuego cuando rompa a hervir. 
  • Verter la mezcla en las "macetas" o vasos.
  • Cuando se haya enfriado, meter en el frigorífico. 
  • Justo antes de servir decorar con galletas oreo, sin el relleno, que habremos machacado en un mortero para dar la sensación de tierra. 









martes, 25 de octubre de 2011

Brioche







Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de octubre nos invita a preparar un bollo clásico francés: un brioche. 



Brioche, también conocido como pan de yema, bollo de leche o suizo, es un tipo de dulce de francés ligero pero sabroso, típico de la región de la Alsacia y hecho a base de una pasta con huevos, levadura, leche, mantequilla y azúcar. 

Existen muchas variedades de brioche, uno de los más conocidos es con pasas, pero también puedes encontrarlos con frutos secos, pepitas de chocolate, perlas de azúcar por encima o relleno de crema. Una variedad muy conocida es el panettone italiano horneado en molde de campana muy alto. La primera vez que aparece la palabra “brioche” escrita es un libro en 1404, parece que es una adaptación de un pan normando. Es muy conocida una frase de la Reina Maria Antonieta, esposa de Luis XVI, “Si el pueblo tiene hambre, que coma brioche”, según contó Rousseau en su libro autobiográfico Confesiones. 

Para 6 trenzas 

Ingredientes:  

 250 ml de leche tibia 
15 g de levadura fresca 
500 g de harina 
10 g de sal fina 
3 huevos 
200 g de mantequilla ablandada 

1 cucharada de agua de azahar
30 g de azúcar blanquilla 

1 huevo para pintar 

Azúcar mojada
Elaboración:
Mezclar la leche tíbia y la levadura en un cuenco, disolver bien. Tamizar la harina en un bol y añadir la sal y el azúcar. Mezclar y hacer en el centro un agujero a modo de volcán. En este espacio verter la leche y los huevos. Mezclar bien y añadir poco a poco la mantequilla en trozos. Amasar en una encimera, hasta que la masa deje de pegarse. Añadir mientras se amasa, una poca harina. Cuando la masa esté brillante dividirla en 6 trozos. Cada uno de estos trozos los dividiremos en 2, uno el doble de grande. Les daremos forma de "churros", uno el doble de largo que el otro. Doblar el mas largo en forma de U y en el centro poner el tercer "churro". Hacer una trenza. Ponerlas en la bandeja del horno con papel de hornear. Dejar espacio entre ellas porque cuando crezcan lo harán hasta duplicar su volumen. 
Precalentar el horno a 50ºC. Meter en el horno las trenzas y dejar durante 20 minutos o  hasta que doblen su volumen. Sacar del horno y pintar con huevo batido y azúcar húmeda (azúcar con agua).
Precalentar el horno a 200ºC. 
Hornear las trenzas a esta temperatura durante 20 minutos o hasta que este doradas. 
Dejar enfriar en unas rejillas. 


martes, 18 de octubre de 2011

Gulash o Goulash





Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de octubre nos invita a preparar un clásico de la cocina húngara: Gulash


El Gulash es un plato tipicamente húngaro elaborado con carne de ternera o cerdo, pimiento, cebollas y pimentón. En su idioma original, la palabra gulash (gulyás) significa rebaño de bueyes o vacas. 

Parece que la fama y extensión de este plato se debe a los hombres que iban de servicio militar a Hungría Oriental y que luego fueron trasladados a Viena. Aunque en un principio era basicamente un plato de ternera con cebolla, hoy en día, la paprika o pimiento se considera un elemento fundamental del gulash, y también se puede preparar con carne de cerdo.

Así, se pueden encontrar variantes de este plato en todos los países alrededor de Hungría. El aspecto es muy parecido al ragú o la carne estofada, aunque también existe una variedad de sopa. 



La receta que he utilizado está extraída de "Enciclopedia culinaria. La Cocina Completa" de María Mestayer de Echagüe, conocida como la Marquesa de Parabere, publicado en 1933. 


Ingredientes:  

  • 700 gr de morcillo de buey
  • 250 gr de cebollas
  • 500 gr de tomates
  • 700 gr de patatas
  • 2 cucharadas de harina
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharada muy llena de paprika
  • Laurel, tomillo y perejil
  • 3 dl de caldo o agua



Elaboración: 


Cortar la carne en trozos de unos 100 gr de peso cada uno y sazonar con sal. Poner en una cacerola al fuego la manteca (yo puse unas 3-4 cucharadas de aceite), y cuando esté bien caliente, echar la carne. Al empezar a dorarse se agregan los ajos y las cebollas cortadas en trozos. Rehogar todo con calma hasta que esté bien dorado. En este momento sazonar con  sal, paprika y harina. Dar unas vueltas y añadir los tomates partidos en trozos, también se les habrá quitado la piel y las pepitas. Añadir un manojo atado de perejil, laurel y tomillo y cuando rompa a hervir meter en el horno (180ºC) y cocer durante dos horas.   
Añadir las patatas mondadas y cortadas en trozos y el caldo o agua. Volver a meter en el horno y cocer hasta que quede bien reducida la salsa y las patatas cocidas. 





jueves, 13 de octubre de 2011

Bastones de Berenjena con Miel de la Alcarria



Hoy propongo una receta sana y  rápida. Lo de sana, se refiere tanto a la miel como a la berenjena. Son mas conocidos los beneficios de la miel, en este caso miel de la alcarria, como sus propiedades analgésicas, ayuda a cicatrizar heridas e incluso tiene efectos positivos en enfermedades vasculares y respiratorias. La berenjena en cambio son ricas en fibras, hierro y magnesio es por esto que se le atribuyan cualidades para prevenir la anemia y mejorar el funcionamiento de músculos y corazón. 


Esta receta es típica de Córdoba y de hecho está tomada del portal de turismo de Andalucía, aunque he incorporado algunas modificaciones. 


Ingredientes: 
1 Berenjena grande
Sal
3 cucharadas de harina de tempura
80 ml de agua fría 
Aceite de oliva
Miel


Elaboración: 
Se lava bien la berenjena y se seca con un papel. Se le quita la parte verde y se trocea en bastones. Le añadimos sal y la dejamos reposar en un escurridor durante 10-15 minutos. 
Mientras tanto preparamos la tempura. En un bol añadimos las 3 cucharadas de harina de tempura y poco a poco vamos añadiendo el agua muy fría. Si queda muy espesa la mezcla podemos añadir más agua. 
Mojamos bien los trozos de berenjena en la tempura y freímos en aceite de oliva abundante y muy caliente. 
Cuando saquemos los bastones, los dejamos escurrir sobre un papel de cocina. Después pasamos al plato de servir y vertemos sobre el la miel. 





lunes, 10 de octubre de 2011

Mermelada de Tomate





La semana pasada os comenté que tuve que hacer varias recetas con tomates, una de ellas fue mermelada. Es deliciosa como acompañamiento de carnes a la brasa o en una tostada con queso. 
La receta es muy similar a la de la confitura de mandarina que ya puse anteriormente. 
Una recomendación: la olla o cacerola donde se haga esta mermelada, debe tener el fondo grueso, puesto que va a estar durante largo tiempo al fuego y debe ser resistente. 




Ingredientes: 

  • 1 kg de tomates 
  • 600 gr de azúcar
  • 1 caña de canela
  • zumo de medio limón



Elaboración: 


Escaldamos los tomates para quitarles la piel fácilmente. Troceamos y los ponemos en una cacerola u olla de fondo grueso. Le añadimos el azúcar, el zumo de medio limón y removemos bien. Cuando el azúcar se ha disuelto completamente en el tomate, añadimos la canela y ponemos a fuego fuerte hasta que rompa a hervir, en este momento bajamos el fuego, para que vaya reduciendo lentamente. Remover para evitar que se adhiera o se queme. Puede ser que mientras hierve salgan espumas, estas espumas es mejor retirarlas. 


Para saber cuando debemos retirar del fuego, haremos la siguiente prueba: Tomamos una cucharadita de mermelada y la ponemos en un plato. Éste lo metemos en el congelador hasta que esté a temperatura ambiente, en este momento, lo sacamos y arrastramos con el dedo la mermelada. Si se arruga, entonces retiraremos del fuego, si no seguiremos hasta que se arrugue.




viernes, 7 de octubre de 2011

Brochetas de Coliflor y Piquillos



Para finalizar la semana, os de jo una receta algo más "light" que las anteriores, aunque la bechamel también aporta lo suyo al flotador que esconde mi cinturita de 60 cm como la de las modelos. Jejeje. 
Esta receta, no es mía, sino que se la he copieteado a mi madre. Ella la prepara desde hace años y creo recordar, que la vio hacer en televisión a Karlos Arguiñano, aunque yo le he incorporado algunas modificaciones. Aun así, si queréis ver la receta original podéis hacerlo aquí.

Ingredientes: 



  • 300 gr de Coliflor ultracongelada
  • 4 pimientos del piquillo (de lata)
  • 2 vasos de leche
  • 1 cucharada de harina de trigo
  • 1 cucharada de tomate
  • Salsa picante
  • Sal
  • Aceite



Elaboración: 


Poner en una cacerola agua con sal a calentar. Cuando hierva le añadiremos la coliflor en trozos grandes. Los trozos deben quedar cocidos pero no muy blandos para luego poder ensartarlos en las brochetas. 
Cuando estén cocidos, ponemos a escurrir y reservamos. 
Por otro lado, los pimientos del piquillo los troceamos en 2-3 trozos y reservamos. 
Montamos las brochetas, en una fuente apta para horno, intercalando los trozos de coliflor y de pimientos. 
Para hacer la bechamel, ponemos a calentar un poco de aceite y rehogamos la harina, vertemos poco a poco la leche intentando que no se hagan grumos, después le añadimos sal, salsa de tomate y unas gotas de salsa picante. Cuando espese, la retiramos del fuego y la repartimos por encima de las brochetas, que pondremos a gratinar en el horno durante unos 10 minutos o hasta que se doren. 






miércoles, 5 de octubre de 2011

Tarta Irish Cream



Este fin de semana ha sido el cumpleaños de mi "sister", por lo que intenté sorprenderla con una tarta nueva que no la conociese. Tarea difícil, porque en la mayoría de los casos las "grandes recetas" en casa siempre las conoce ella antes que yo. 

Al final conseguí sorprenderla, aunque ella hizo una maravillosa tarta de tres chocolates, que donó a la asociación de enfermos de Alzheimer de mi pueblo para recaudar fondos. 2 buenas noticias, por un lado el buen fin que tendría su tarta y por otro, no competiría con esta tarta tan magnífica. 

Esta tarta realmente se llama Tarta de Bailyes, pero le he cambiado el nombre porque en el mercado hay más marcas que hacen este licor, de hecho, hace unos años yo hice mi propio bailyes para un cumpleaños; me salieron 2 botellas y os aseguro que no quedó ni gota. Me apunto esta receta para publicarla otro día. 

Os cuento que mientras hice la tarta tuve un pequeño problemilla:  en el frigo no había ningún yogur por lo que tuve que improvisar. Además con tantos ingredientes, me hice un pequeño esquema para no liarme de en que momento tenía que hacer cada cosa. Por eso, también he incluido un "croquis" de la receta. Bueno al lío!

Ingredientes: 
  • 200 gr galletas
  • 100 gr mantequilla (en punto pomada)
  • 240 gr de queso de untar
  • 300 ml de nata (como no tenia yogur añadí 400ml)
  • 1 yogur natural (no lo utilicé)
  • 1 y 1/2 medida de yogur (como no tenía añadí un vaso de azúcar)
  • 75 gr de chocolate
  • 50 gr mantequilla
  • 7 hojas de gelatina (añadí 8 por si acaso)
  • 50 ml de bailyes
  • 75 ml de leche


Elaboración: 

En un bol con agua fría ponemos a hidratar las hojas de gelatina un rato. 
En una batidora picamos las galletas, debe quedar como harina. 
Derretimos la mantequilla en el microondas y la añadimos a las galletas picadas. Hacemos una pasta que pondremos en la base del molde de tartas, aplastando bien para que no se rompan.  
En un bol montaremos la nata y la reservamos. 
En otro bol ponemos el queso, el yogur y el azúcar y mezclamos bien. Por otro lado, calentamos la leche sin llegar a hervir, añadimos la gelatina hidratada bien escurrida. Diluimos bien la gelatina en la leche y esta mezcla la incorporamos a la mezcla de queso/yogur/azúcar. 
Esta mezcla (A) la dividimos en dos partes iguales. A una parte le añadimos la mitad de la nata montada y el baileys. Mezclamos bien sin batir, para que no "baje" la nata. Reservamos. 
Por otro lado, derretimos el chocolate junto con la mantequilla, utilizando el modo descongelar del microondas, en intervalos de tiempo de 30 segundos y removiéndolo cada vez para que no se queme el chocolate. Una vez derretido, lo incorporamos la otra parte de la mezcla (A) y el resto de la nata. 
Ahora montamos la tarta. Primero añadimos la mitad de la mezcla blanca (bailyes) y encima la mitad de la mezcla de chocolate. Después, otra vez la de bailyes y por encima la de chocolate. Como no se mezclan bien, se puede hacer dibujos con la ultima mezcla ayudándonos con un palito. 


Dejaremos reposar unas 4 horas, aunque lo mejor es hacerla de un día para otro. 
Para el adorno de chocolate lo único que hay que hacer es fundir chocolate y verterlo sobre una lámina de papel vegetal o acetato. Meterlo directamente al congelador para que se endurezca el chocolate. 


Fuente: http://kanelaylimon.blogspot.com (Seguro que conocéis el blog y si no es así, o lo recomiendo, porque tiene unas recetas maravillosas) 




lunes, 3 de octubre de 2011

Panecillos de Tomate y Albahaca





La semana pasada me quedó pendiente publicar esta receta y en el facebook ya lo adelanté. 
Escogí esta receta, del recetario de www.gastronomiaycia.es, al final del todo os pongo el enlace con la receta original, puesto que yo varié algunas cosas. 
El porqué decidí hacer este pan, es porque la semana pasada me encontré en casa con 7 kg de tomates de golpe, y tenía que hacer algo para utilizarlos y no verme en la necesidad de tirarlos a la basura.  
Puesto que en casa somo dos, empecé haciendo mermelada de tomate (en próximos días pondré la receta), seguí con tomate frito para conserva, algún gazpacho y alguna sopita. 
Buscando en la red que podría hacer más con tomates, encontré esta receta, que me gustó tanto que me puse manos a la obra. 


Ingredientes: 

  • 250 gr de harina de fuerza 
  • 6 gr de levadura fresca 
  • 110 gr de agua 
  • 20 gr de aceite de oliva 
  • 4 gr de sal 
  • 40 gr de tomate frito casero 
  • 3 gr de albahaca 



Elaboración:


Disolver en un bol la levadura en agua templada. Añadir el aceite, la sal, el tomate, la albahaca y por último, y poco a poco la harina. Cuando la masa sea difícil de manejar en el bol, comenzaremos a amasarla en una superficie, hasta que quede  una masa elástica y pegajosa. En este momento la dividiremos en 4 porciones iguales dándoles forma de bolas o redondeadas. 


En una bandeja de horno colocamos un papel vegetal enharinado y sobre él, las porciones de pan hechas bolas. Tapamos con un trapo de algodón y dejamos que leve por lo menos una hora o bien, hasta que doble su tamaño. Es importante que el lugar donde va a levar no debe hacer frío. Mientras precalentaremos el horno a 200ºC. 


Una vez haya doblado su tamaño, con un cuchillo bien afilado, daremos unos cortes y meteremos en el horno durante 30 minutos más o menos, hasta que se vea dorado el pan. 
Sacaremos y dejaremos enfriar sobre una rejilla. 
Para comer, incluso sólo está buenísimo y siempre mejor recién hecho que de un día para otro, pero si han pasado unos días y no mantiene esta textura jugosa de recién hecho se puede tostar en el tostador. 


Receta Original de Gastronomía & Cía aquí