viernes, 10 de junio de 2011

Confitura de Mandarina



Desde hacía un tiempo tenía unas mandarinas, que ya al ser de las últimas de esta temporada, estaban un pelín duras, ácidas y además se pelaban bastante mal. Por lo que, estaba cansada de verlas siempre en el frutero y se me ocurrió que podría hacer una confitura con ellas.
El resultado, es espectacular y la misma receta se puede utilizar para otras frutas ácidas. La he utilizado también para las moras con igual resultado, por lo que os lo recomiendo.

Ingredientes:
1000 gr de pulpa de mandarinas
750 gr de azúcar
1 vaso de agua
Unas gotas de limón

Elaboración:
Pelar las mandarinas y quitar la piel blanca de cada uno de los gajos. Igualmente retirar las semillas que puedan tener. Cuando en una fuente tenemos toda la pulpa de las mandarinas, entonces ponemos una cacerola con fondo grueso y antiadherente a calentar el agua, las gotas de limón y el azúcar, mezclándolo todo bien, hasta que empiece a coger temperatura pero nunca esperando a que rompa a hervir ni se haga un almíbar.
Cuando el azúcar esté caliente-templado, se añade la pulpa de las mandarinas, removiendo bien, para que se mezclen todos los ingredientes.
Periódicamente hay que dar vueltas a la confitura para evitar que se pegue.

Para saber cuando hay que retirar la confitura del fuego, se hace la siguiente prueba: Se vierte un poco de confitura en un plato y se deja en la nevera, para que se enfrie. Cuando este a temperatura ambiente se saca de la nevera y se arrastra con el dedo. Si al arrastrar, se arruga la confitura, entonces estará terminada.

Aviso: tardé entre 2 horas y 3 horas. Es muy sencilla la receta pero es muy, muy, muy entrenida.


3 comentarios:

  1. ME ENCANTA, NUNCA HE PROBADO LA CONFITURA DE MANDARINA.
    UN BESO.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Sonia!!!! Debes probarla, está estupenda con cuajadas y tarta de queso.

    ResponderEliminar
  3. Una deliciosa confitura de mandarinas

    ResponderEliminar